Imagen de joven angolina es utilizada para cometer ciberestafas a través de Facebook

– La afectada logró contactarse con uno de los afectados con domicilio en Melipilla.

Rodrigo Zurita Palma

Utilizaron fotografías sustraídas de su cuenta personal de Facebook, donde incluso aparece con su hija, para ganarse la confianza y generar vínculos con varones de diferentes puntos del país, la mayoría de ellos mayores de 45 años, a quienes se les solicitó dinero dándoles a conocer que la personas de la fotografía, con quien además se llevaban a cabo conversaciones por chat, pasaba por un grave problema económico.

Ese fue el modus operandi de una mujer, de quien se desconoce la identidad, domicilio, que hizo uso de la imagen de Bárbara Díaz una joven trabajadora de una empresa de telefonía de la comuna de Angol, quien este martes conoció, con extrema sorpresa, que su fotografía era parte de una página de Facebook que se dedicaba a engañar y estafar a personas, las que pensaban que estaban relacionándose con la persona de la imagen, en este caso ella.

PÁGINA

“Yo me enteré por que un amigo se encontró con esta página y reconoció mi fotografía. Luego me envió un pantallazo de esta página pudiendo darme cuenta que realmente era yo y que incluso aparecía con mi hija. Ahí comencé a investigar de qué se trataba, logrando ingresar a través del facebook de otra amiga ya que a mí me tenían bloqueada.

Tras revisar algunos diálogos en la página, me pude dar cuenta que la persona que estaba usando mi imagen lo hacía para conseguir dinero de las personas, relatando una supuesta historia sentimental que me habría provocado quedarme sin dinero, apelando a la solidaridad de quien quisiera ayudarme económicamente.

Mayor fue mi sorpresa aun cuando me pude dar cuenta que incluso, con uno de “mis amigos” se había desarrollado un vínculo sentimental fuerte con una persona de Melipilla, con quien supuestamente estaría evaluando irme a vivir”, detalló la víctima.

CONTACTOS

Durante el relato, Bárbara comenta además que eran cerca de 150 los contactos que esta página tenía, de los cuales solo uno era mujer y la gran mayoría de éstos correspondía a varones mayores de 45 o 50 años.

“Rápidamente me pude dar cuenta que me estaban utilizando para estafar a la gente, por lo que decidí tomar contacto con la persona de Melipilla, para explicarle toda la situación”.

Bárbara asegura que la situación era más grave de lo que pensó, conociendo más detalles como que mantenían prácticamente una relación amorosa a través de Facebook, pero que nunca se habían visto, ni siquiera a través de video llamadas, interiorizándose además que esta persona le había realizado por lo menos tres depósitos a unas cuentas entregadas, lo que sumaba por lo menos 100 mil pesos.

RELACIÓN

“La persona de Melipilla estaba muy ilusionada con esa relación. Me contaba que cada vez que le pedía que hablaran por videochat ella se negaba y que habían quedado de juntarse para conocerse en persona en alrededor de tres ocasiones, todas fallidas por diversas situaciones que la mujer le hacía saber y que habían resultado a última hora”.

Bárbara decidió realizar la denuncia correspondiente con la finalidad de evitar que se siga engañando con su imagen, informando además a facebook quien suspendió temporalmente la página en cuestión.

DELITOS

Williams Mora, jefe de la Bicrim de Angol, manifestó que este tipo de delitos cibernéticos se hacen cada día más frecuentes y más ingeniosos, por lo que aconsejó que siempre se debe estar alerta a los contacto que uno acepta y resguardar su información personal para evitar este tipo de situaciones que no solo perjudican a los estafados, sino también podrían hacerlo a quienes les ocupan los datos e imagen para llevar a cabo el ilícito.

También te podría gustar...